Emilia ¡si te estamos muy agradecidos!

Emilia, 09 febrero 2014

El pasado domingo 9 de febrero de 2014 dejó huérfana la sala verde de los Teatros del Canal. Sin embargo el eco de  su nombre repetido hasta la saciedad para que no la olvidemos seguirá encerrado allí, en su purgatorio, donde resignada, acomodada, viviendo con sus muertos tan presentes, ha conseguido su fin: hacerse imprescindible, querida y recordada. Y ya de paso, convertirse en un clásico.

Yo acudí al estreno de Emilia y salí absolutamente trastocado. Como decía Luis Luque en los últimos cafés teatrales, hubiera querido irme a casa, todo intenso, a recomponer ese puzzle perverso que Tolcachir acababa de regalarme. En casa, al día siguiente, la obra seguía creciendo en mi recuerdo y  seguía planteándome muchas preguntas y certezas.

Repetí… Y entonces pude ver cómo cada movimiento, cada mínima expresión de los actores, cada pieza del puzzle, estaba perfectamente diseñada para encajar con la perfección milimétrica de un thriller.

Emilia está contada desde dos planos temporales : el presente desde el que Emilia monologa con los espectadores  y un pasado, para ella más vivo, habitado de espíritus y de memorias que pueblan  la estancia incierta desde la que narra su recuerdo.

En ese pasado en que se desarrolla la mayor parte de la acción,  Emilia a su vez es, para Walter, un pasado remoto y casi olvidado que llega a su nueva vida para  recordarle que también existió, que formó parte de su biografía y que quiere seguir formando parte de la misma, de  la única forma en que sabe ser amada : haciéndose necesaria, imprescindible, siendo su ama de cría nuevamente, si fuese necesario.

En Emilia todos están deseando ser amados y hacen todo lo posible por conseguirlo. Proclaman que aman, lo anuncian, lo exhiben exageradamente, pero en realidad algo no funciona, algo corre por debajo de esta felicidad viciada, todos callan algo, todos buscan algo más, todos son torpes en el amor, incluso perversos o violentos. Y todos viven en un equilibrio sentimental que se revela fragilísimo desde el principio. ¿Todos? No, Carol, la ausente, un fantasma vivo, no se cree su propia mentira.

La llegada de Emilia cuestiona la realidad de Walter y de su familia.  Emilia lanza cargas de memoria letales, exhibiendo ante su nueva familia el pasado que Walter había borrado de su memoria. Emilia vuelve para hacerle recordar -en un tono cariñoso- que fue un meón, un sinvergüenza, un birria, un cataplasma, un infeliz, un pringado en el colegio, un fracasado con las chicas, que abandonó a todos los que le quisieron, incluida ella.. Pero sobre todo vuelve para recordarle que ella fue quien más le amó, quien le protegió, quien le consoló cuando la necesitó… por mucho que él lo haya olvidado.

Leo, el hijo de Walter y Carol, es el reflejo de la confusión: Ama, odia, es cruel con quien le quiere, sumiso con quien le puede, busca la estabilidad a toda costa y repite a Walter una frase que resume la frustración del amor mal correspondido y el desencuentro :  “¡ Walter, si nosotros te estamos muy agradecidos!”. ¿Hay frase amable más cruel, para quien espera un “te quiero?”

El quinto personaje de la obra, Gabriel, permanece sentado en un lateral de la escena, fuera del decorado principal. Parece ajeno a todo lo que allí acontece, como la dama del manguito a la derecha del cuadro en el Akelarre de Goya (Museo del Prado). Es una víctima más. Apenas un contrapunto que, como el personaje del cuadro, tiene mucho que decir. Y Gabriel lo hace desde el presente (monólogo maravilloso sobre el olvido) como desde el pasado, en que  su presencia acaba de prender la mecha que Emilia puso al comienzo de la función.

Goya: Akelarre

Goya: Akelarre

Yo quisiera que Emilia se representase durante décadas, para no olvidarla, para verla desde otro momento vital, pero futuras versiones tendrían que lograr el delicado equilibrio de interpretación y dirección que Tolcachir ha conseguido aquí:

Gloria Muñoz ( Emilia) es una actriz de otro mundo (Una actriz que en el largo monólogo hablado en 4 lenguas de Homebody Kabul trasmitía la mayor angustia y rabia  borrando de la memoria el resto de la obra, no puede ser humana ) En Emilia lo demuestra y vuelve a hipnotizar desde el precioso monólogo inicial.

Malena Alterio hace un trabajo minimalista, para ver bien de cerca, exquisito, portentoso, muy pequeño, magistral. A veces parece su propio fantasma; otras, con un mínimo gesto expresa el drama que la atormenta. Hace de lo sutil un prodigio.

David Castillo está fantástico, sensible, zangolotino, manipulador, frágil, alocado… todo a la vez. Imborrable su Leo

Alfonso Lara, hace un Walter que sabe pasar de la mayor ternura a la violencia más terrible en un guiño. Y  Daniel Grao, fuera de foco, tiene uno de los monólogos más bonitos que he oído últimamente. Es un papel corto, pero no pequeño.

 Yo, como el bebé gordito al que ir a chinchar  para que permanezca despierto mientras le susurran “Emilia” al oído, jamás olvidaré ese nombre, jamás olvidaré esta obra. Claudio Tolcachir, gracias por haberme chinchado.

 P.S. En realidad yo escribo esto para mi, para no olvidar, pero si lo que quieren leer es una crítica bien escrita, lean esta de  Marcos Ordóñez. Es excepcional:  Babelia, El País, 21/01/2014

Anuncios

Acerca de Luigiteatrero

Espectador vocacional, viajero accidental y tuiteatrero

Publicado el 11/02/2014 en Teatro, Uncategorized y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. soy Carmen, un analisis estupendo de la obra, y estoy de acuerdo en casi todo, solo me gusto menos que a ti alfonso lara,
    no quiero hacerme de tuiter, pero megustaria recibir tus comentarios, ¿ como lo hago ?, hay alguna forma de que me avise la pagina cuando escribes algo?

    • Muchas gracias, de verdad. Me alegro que te haya gustado. Como bien sabes cada experiencia teatral es única, depende del escenario y del espectador… Así que es imposible coincidir en todo. Incluso es muy sano no coincidir y generar debate… Eso pasa con el teatro más vivo.
      Para recibir notificaciones por correo puedes escribir tu email en la caja blanca que hay en la parte alta de la columna a la derecha del texto. Bienvenida.

  1. Pingback: ¡Las cosas que yo he visto en 2014 ! | lascosasqueyohevisto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La PENSIÓN de las PULGAS

Tel. RESERVAS 638752812

elmonolibre

ARTES ESCÉNICAS, GESTIÓN CULTURAL Y COMUNICACIÓN DIGITAL

Que Revienten los Artistas

Revista digital de Artes escénicas -Año 4-

Los Absurdos Teatro

Somos un grupo de dementes que sigue apostando por el camino curvo.

Experimento

Just another WordPress.com weblog

La CASA de la PORTERA

Tel 649397571

Psicoanálisis y Cultura Moderna

Psicoanálisis, Poesía, Cultura, Noticias Grupo Cero

GLOSAS TEATRALES

Un blog sobre teatro, ópera y otros placeres

Cuandomeacuerdo

Pensamientos azarosos

Reteatrando

Rememorando espectáculos teatrales y más

Efecto Madrid

Todo lo que pasa en Madrid tiene su Efecto

EL ASOMBRARIO & Co.

Revista cultural online creada por Manuel Cuéllar. Desde el 12/12/2012.

Antonio Rojano

DRAMATURGO / GUIONISTA

Teatrorama

El lugar desde donde se mira. Blog de teatro y artes escénicas. Madrid

TEATROLAND

Diario teatral de un espectador inquieto

A %d blogueros les gusta esto: